Encuentra mas

anuncio

11/12/2009

Pusieron un huevo en la cabeza del Cristo: Es parte de ritual mágico religioso de Los Congos


Por Genris García
Texto y fotos
Vigilanteinformativo.com

SANTO DOMINGO.- Ha pasado desapercibido para la mayoría de los que han desfilados frente al cadáver del cantautor Luis Días, pero ahí, representando el ciclo de vida sobre la cabeza del Cristo Crucificado fue colocado un huevo de gallina que recoge parte de un ritual mágico religioso de la cultura de Los Congos, una tribu venida del África y que aquí se estableció en la zona de Villa Mella, al norte de la capital.

El responsable de aquella simbología y su ubicación fue el profesor Víctor Camilo Bencosme, un científico social graduado en dos universidades norteamericanas en antropología y sicología, y catedrático de igual número de universidades dominicanas.

Es un hombre que deambula entre altares y bibliotecas escarbando, creencias, costumbres y formas de vida humana a través de los tiempos.

En una de esas andanzas se encontró con la costumbre de colocar huevos sobre la cruz entre los negros venidos del África, cuando los colonizadores exterminaron a los nativos.
Cubierto su rostro tras una larga barba gris que oculta su sabiduría y con unas libras de más, Bencosme en estos tiempos, sería seguido por los niños en busca de juguetes.

Dijo que para la cultura antropológica, cuando muere un Cófrade se celebra el Cabo de Año, que es una especie de iniciación. A los cinco años se libera el espíritu con la celebración de los Pancos y de esta manera, el espíritu puede entrar al Reino de los Cielos.

Esta cultura es Congo-angoleza, el ritual se realiza sin ningún tipo de coreografía en el Porto Mitan, que es el altar, sino un cuerpo machete donde aparece una cruz con tres huevos que representan una estación cíclica de la vida.

Al entrar los familiares a la casa del muerto se colocan todas sus pertenencias en una sabana se sacan por la parte de atrás de la enramada y se queman, con lo que vuelve la espiritualidad al Porto Mitan o sea al Altar. En el patio de la vivienda se encuentra la cruz con los tres huevos que representa el ciclo vital.

Bencosme dijo que en la cultura Congo el huevo simboliza el ciclo vital de la vida, tanto de la materia como de la espiritualidad.

Luis Días, al pie del Cristo, la cruz y el huevo, esa simbología lo que llamamos la parte mística de la antropología cultural que básicamente es un animismo, es que la estación de la vida y el huevo entran en el cascarón como el óvulo, un espíritu, una creación de la vida.

Cuando el cuerpo inerte fue expuesto en la capilla A, el profesor de la conducta social tomó uno de esos instrumentos que se utilizan en los actos mágico religioso y sin que nadie se percatara, dejó sobre la cabeza del Cristo Crucificado el huevo que ha de acompañar al también estudioso social, Luis Días, hasta su última morada.

Víctor Camilo Bencosme, se ha acuartelado en la casa de velación y allí muestra con orgullo una de las primeras fotos como artista de Luis Días que le hizo una noche de 1974, cuando El Terror inició en sus andanzas sobre los escenarios y fue allí, en Casa de Teatro, que se despidió del arte la noche del pasado miércoles actuando junto a Pavel Núñez.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario


_______________________________________
| Comente su opinión sobre el contenido mostrado |
NECESITA UNA CUENTA DE GOOGLE PARA COMENTAR
(sea respetuos@)