Encuentra mas

anuncio

21/11/2009

Soltaron criollo inocente estuvo preso

NUEVA YORK.- Fernando Bermúdez, el dominicano que estuvo 18 años en una cárcel acusado de un asesinato que no cometió, volvió a ver, tras casi dos décadas de prisión, su hogar materno el viernes en la noche, después de salir de la cárcel federal en el poblado de Ossining (parte alta Alta Norte del estado) luego que un juez federal lo liberara sin fianza el jueves.

Bermúdez llegó al edificio 590 de la calle 204 y avenida Sherman en el Alto Manhattan en un vehículo blanco tipo Suv, acompañado por amigos y parientes que lo escoltaron primero a Connecticut donde vive su esposa Cristal y sus hijos e hija y luego al barrio dominicano donde creció junto a sus compañeros de escuela y amigos.

Previo a su llegada, tanto la entrada del edificio como el apartamento 22-B en el segundo piso tenían ambiente de fiesta por lo que no sólo su familia estaba de júbilo sino también decenas de residentes en el vecindario.

Lo primero que dijo es que después de la injusticia que se hizo contra él, se siente alegre y vive de nuevo. “Gracias Señor, gracias Señor”, repetía una y otra vez con los ojos llorosos el dominicano que por casi 19 años fue condenado injustamente por un asesinato que no cometió.

“Por todos esos años que estuve en prisión sufrí de grandes depresiones, pero por fin este día ha llegado, gracia Dios!”, exclamaba Bermúdez rodeado de hermanos, la madre, el padre y otros parientes que lo abrazaban y se aferraban a él con visible fuerza.

“Seguiré estudiando en el colegio y daré un ejemplo bueno a la juventud para que aprenda que lo les puede pasar a ellos también, si se descuidan”, dijo Bermúdez, quien a pesar de los casi 20 años en la cárcel presenta un aspecto juvenil, físicamente estable y a decir de muchos y muchas, tiene la apariencia de un actor de cine.

Bermúdez, que comenzó a estudiar la carrera de psicología en la cárcel, faltándole sólo dos semestres, dijo que completará sus estudios en Mercy College y que también quiere estudiar otra carrera.

Cuando subió al apartamento de sus padres – Frank y Gabriela Bermúdez – el espacio del hogar que lo vio nacer, resultó muy pequeño para recibirlo. Flores, un cartel de brillo dándole la bienvenida, flores, música latina a todo volumen y la enorme cantidad de vecinos, parientes y conocidos que le esperaban, formaron el marco ambiental que él, se imaginó cada noche y durante 18 años en las ergástulas.

Su mamá le cocinó uno de los platos favoritos de Bermúdez: lechón asado y moro de arroz con gandules. Vecinos de su cuadra se expresaron contentos acerca de su liberación y su hermano Danny Bermúdez de 39 años de edad, dijo que era el momento más feliz de su vida, afirmando que nunca dejó de creer en la inocencia de su pariente.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario


_______________________________________
| Comente su opinión sobre el contenido mostrado |
NECESITA UNA CUENTA DE GOOGLE PARA COMENTAR
(sea respetuos@)