Encuentra mas

anuncio

10/02/2012

Los choferes se preparan para librar una batalla a vida o muerte

Hubieres reveló que el director del periódico que le puso el mote de "dueños del país" a los transportistas de

Antonio Todman (i), Juan Hubieres (c) y Antonio Brito
pasajeros fue acusado por el asesinato de su propia esposa, cuyo cadáver apareció quemado en Boca Chica.



Por Robert Vargas

Santo Domingo Este
.-  Para miles de transportistas de pasajeros en el Gran Santo Domingo se acerca el momento de iniciar la más feróz y crucial de sus batallas por la vida misma. Las suyas y las de sus familias.



Durante décadas crearon rutas por las que transitaron para llevar a los trabajadores y a los estudiantes a sus destinos.

Ahora, el gobierno planea expulsar de las calles y avenidas a la mitad de ellos y, los que queden de pie, deberán limitarse a ser taxistas, no choferes del concho como lo conocemos hoy.

Esa misma suerte correrán los propietarios de minibuses y autobuses.



Transportistas miembros de FENATRANO durante la asamblea.
El Gobierno pretende entregar las rutas a nuevos empresarios, que aún no llegan al negocio del transporte. Dicen que esos nuevos empresarios del transporte están vinculados al Gobierno.



Con su ingreso, serán expulsados en forma violenta, si fuera necesario, los choferes de concho y los guagüeros, quienes deberán engrosar el ejército de desempleados.

Y este es el punto.

Los transportistas de pasajeros en el Gran Santo Domingo son colocados ante una encrucijada: se mueren de hambre o pelean por vivir ellos y sus familias.

Y, a juzgar por las decisiones que adoptaron centenares de transportistas en una asamblea masiva dirigida por Juan Hubieres, tal parece que el choque será frontal, con choferes y  cobradores dispuestos a morir peleando antes que ver a sus hijos y esposas morir de hambre.

La cuestión es simple: pelean por su vida y la de los suyos hasta lograr la victoria o, simplemente, se van a engrosar los cinturones de miseria mientras los nuevos empresarios del transporte hechos a la carrera se apoderan del negocio.

Ayer, en la asamblea que auspició el presidente de la Federación Nacional de Transporte la Nueva Opción, (FENATRANO), y diputado Juan Hubieres los choferes hicieron a un lado sus preferencias políticas.

Allí todos eran transportistas y cobradores. Eso estaba por encima de sus preferencias partidistas y religiosas.

Peledeístas, perredeístas, comunistas, rebeldes, católicos, evangélicos y ateos se unieron en una única causa: sobrevivir ante el embate de lo que se les viene encima.

Eso sí, los empresarios auspiciados por el Gobierno que se aventuren a pretender despojar de las rutas a los transportistas que tienen derechos adquiridos deberán saber a lo que se enfrentan.

Pelearán contra hombres y mujeres que están dispuestos a llevar sus luchas hasta las últimas consecuencias.

¿Se imaginan ustedes una guagua de esos nuevos empresarios ingresando hasta Cancino Adentro, Vietnam, Los Tres Brazos, Sabana Perdida, Cristo Rey, Nicolás de Ovando, Villa Mella?

¿Creen ustedes que esos vehículos saldrán de allí?

Muy difícil. Es posible que salgan convertidos en chatarras.

Mientras tanto, el gobierno que se está involucrando en esa aventura parece que deberá preparse a disparar a matar puesto que los choferes demostraron ayer que están dispuestos a morir en las calles antes que abandonar sus medios de subsistencia para cederlos un grupo de nuevos empresarios vinculados al gobierno.

Parece que lo que se aproxima es explosivo.

Al menos, eso se deriva de la aptitud de los transportistas y de la FENATRANO ante los planes del gobierno de expulsarlos de las avenidas.

En un encendido discurso dado ayer a los transportistas reunidos en el Club Los Trinitarios, Juan Hubieres les explicó que tres empresas que nadie conoce serán a las que el gobierno pretende entregarle las rutas alimentadoras del Metro de Santo Domingo en sus distintas líneas.

El plan incluye sacar de circulación miles de minibuses, autobuses y carros del concho que pagan impuestos al Estado y que tienen derechos adquiridos.

Y esto, sencillamente, los choferes no están dispuestos a tolerarlo.

No está claro cuántas balas está el gobierno dispuesto a usar para aplastar con sangre la rebelión de los transportistas que está en curso.

Hubieres, en su discurso, le recordó a sus compañeros que Joaquín Balaguer aniquiló a sangre y fuego al Sindicato de Trabajadores de la Corporación Dominicana de Electricidad (SITRACODE), con el argumento de que, tras destruirlo, serían superados los apagones, lo que fue falso.

También mencionó que Leonel Fernández le dijo al país que si privatizaban la CDE los apagones terminarían, lo que también fue falso.

Recordó, además, que a los dominicanos les dijeron que con la privatización y/o elminación de los ingenios azucareros la prosperidad llegaría a los pueblos circundantes. También eso fue mentira.

Dijo que ahora le dicen a la gente que con la eliminación de los actuales transportistas, el transporte de pasajeros mejorará, cuando, en realidad, lo que se prentende es hacer más ricos a un grupo de personas vinculadas al Gobierno, tal como aconteció con la CDE y los ingenios azucareros.

Hubieres lanzó ayer un grito de guerra. Convocó a los evangélicos a usar "el látigo de Jesús"; a los católicos los exhortó a usar "la espada de San Miguel; y a los ateos, los fusiles si fuera necesario para sobrevivir.

Invitó a todos los transportistas de pasajeros a llevar a los tribunales a los funcioanrios que pretenden violar los derechos adquiridos de los trabajadores del volante.

También los exhortó a participar en manifestaciones de todo tipo para lograr la supervivencia.

Esas manifestaciones podrían incluir la ocupación de puentes y túneles.

-"Vayan a sus hogares, expliquenle a sus esposas, a sus madres, novias, hermanos y hermanas y a sus vecinos que esta es una lucha por la vida", le dijo Hubieres.

Dejó abierto el camino, sin embargo, a que quien quiera irse "que lo haga ahora".

Advirtió que los traidores son despreciados por aquellos a quienes traicionan y por los que se favorecen con la traición.

FENATRANO está a punto de iniciar la mayor y más audaz de todas sus guerras.

Conoce, sin embargo, que serán víctimas de una campaña de desprestigio por alguna prensa, incluido el Director del periódico que le puso el mote de "dueños del país" a los choferes.

Recordó que ese mismo director de periódico estuvo bajo sospecha de asesinar a su propia esposa, por lo que habría sido acusado.

-"A él se le olvidó que su esposa fue asesinada en un hotel del malecón y apareció quemado el cadáver en Boca Chica y al él lo acusaron de ese crimen", comentó Hubieres, conciente de que que ese director de uno de los periódicos más importantes  del país se lanzará en breve en su contra.

-"El que dice lo que no debe, escucha lo que no quiere", dijo Hubieres, quien luce radicalizado en la defensa de los suyos.

Como la de ayer, Hubieres encabezó una asamblea en Santo Domingo Norte. Hará otras en Haina, Santo Domingo Oeste y otros lugares.

Se preparan para una batalla por la vida.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario


_______________________________________
| Comente su opinión sobre el contenido mostrado |
NECESITA UNA CUENTA DE GOOGLE PARA COMENTAR
(sea respetuos@)

anuncio