Encuentra mas

anuncio

24/05/2011

En medio de profundo dolor familias Yeb-Raposo sepultan restos de Ana Salime Yeb Raposo

La distinguida dama medico de profesión era tía del senador Arístides Victoria Yeb, quien agradeció el apoyo en la expresión de dolor de los familiares y amigos, que acudieron acompañarle en este momento de profundo pesar.

Por Francis Frías
Fuente Prensalibre.com

NAGUA.-Entre llantos y un profundo dolor familiares, amigos y relacionados dieron cristiana sepultura a quien fuera una distinguida profesional en la rama de la medicina la Dra. Ana Salime Yeb Raposo.

Primero sus restos fueron velados en la Funeraria Blandino de la capital dominicana y luego trasladados a Nagua, a la Funeraria Cristo Redentor y desde ahí se inicio el cortejo fúnebre que se dirigió hasta la Iglesia del Divino Niño donde fueron celebrados los servicios religiosos.

Luego el cortejo se dirigió al Cementerio Municipal de la Avenida Julio Lample de esta localidad, donde finalmente reposan sus restos en paz.

“Ella pidió que fuera sepultada en Nagua, su tierra”. Dijo una hermana.

Ana Salime Yeb Raposo padeció por varios años fuertes quebrantos de salud los cuales, pudieron mas que la ciencia y como dijo un sobrino.

“Lo que es de Dios nadie lo quita, de aquí nos vamos sin nada, aunque podamos tener todo el material, sin embargo cuando Dios dice me lo llevo, nadie se interpone, porque el es único”.

Sus hermanos José, Dulce, Lourdes, Maria Teresa, Abraham, Rosa, Marisol y Maritza Yeb-Rapozo, todo el trayecto lloraban con dolor a su querida Ana Selime Yeb Raposo.

Las Familias Yeb, Raposo, Victoria, La Cruz, Suárez, Berges, Gómez, Rizik, Soto, acompañaron hasta su ultima morada a Doctora fallecida.

Sus amigas de infancia y de aula en las escuelas y universidades destacaron la calidad humana de la distinguida dama fallecida.

“Era un ángel, aunque hacia sus rabietas como todos los humanos, era un ser humano servicial, cuando ella salía a las calles y observaba a una persona con problemas de salud, la invitaba a su consultorio, y le atendía de manera gratuita’”. Decían.

La distinguida dama medico de profesión era tía del senador Arístides Victoria Yeb, quien agradeció el apoyo en la expresión de dolor de los familiares y amigos, que acudieron acompañarle en este momento de dolor.

Ya por la tardecita una ligera llovizna se encargó de hacer una despedida fresca, había mucho calor, pero la naturaleza sabe que se fue sepultado hoy un ser humano excepcional, de esos seres humanos que no se publicitan y que solo ellos se llevan a sus tumbas los servicios realizados en este mundo de Dios.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario


_______________________________________
| Comente su opinión sobre el contenido mostrado |
NECESITA UNA CUENTA DE GOOGLE PARA COMENTAR
(sea respetuos@)

anuncio