Encuentra mas

26/12/2009

Las balas no se perdieron: Encontraron cuerpos que están en el Darío Contreras
















Por Genris García
Texto y fotos

SANTO DOMINGO ESTE.- La Nochebuena no terminó tan bien para muchos que acabaron baleados, apuñalados o traumatizados en el Hospital Darío Contreras, que en las primeras horas de este viernes reportaba que había atendido 21 personas heridas, 13 de ellas de balas y ocho de armas blanca.
Pero más allá de ese reporte al amanecer, el número de heridos aumentaba con el paso de las horas. Sin embargo, la morgue estaba vacía, allí sólo llevaron el cadáver de uno que se suicidó, precisamente lanzándose del puente seco ubicado frente al centro asistencial.

El balance de víctimas lo dio a conocer el director del centro, Héctor Quezada, quien pronosticó que con el paso de las horas, el número de emergencias iría en aumento.

Hasta pasado el mediodía de este viernes, en el Darío Contreras sólo se habría reportado un muerto, Wilkin Alejandro Díaz de 27 años de edad, quien se lanzó del puente seco, ubicado precisamente frente al centro asistencial en la avenida Las Américas. Se desconocen las causas que lo llevaron a quitarse la vida.

Los heridos de balas que llegaron al principal hospital traumatológico de la República Dominicana, todos eran jóvenes con edades comprendidas entre 15 y 36 años de edad. El centro asistencial no explica en qué circunstancias resultaron baleados después de la Cena de Noche Buena.

Al comenzar el día, el Darío Contreras suministraba lo siguientes nombres de personas heridas de balas: Yanibel Jiménez, de 28 años, en el abdomen; Yeymy Walkinson, 25, en el hombro derecho; Albert Pascual, 16, en el pie derecho; George Luis Almonte, 20, Brazo derecho; William Ramírez Ferrera, 27, mulo izquierdo; Francisco Alberto Parra, 20, Gluteo izquierdo; Rodolfo Díaz Pérez, 29, abdomen; José Luis Días Batista, 36, muñeca izquierda; Jobel Bautista, 36; Alexandra Santos Reyes, 20, Yenifer Turbí, 15, Yamiley Jiménez, 23 y Alexis D. Díaz, 21.

Pero las armas blancas, cuchillos y machetes también provocaron heridas a Aneuris Féliz, 28 años; Yentel Michel 35, Héctor Portes Beriguel, 23; Apolinar María Frías, 36; José Miguel Pérez, 39; Junior Félix Castillo, 23; Bernaldo Santos 26 y Juan Gabriel Terrero de 28.

Mientras el doctor Quezada destacaba que el número de víctimas era bajo a esa hora, al centro asistencial seguían llegando personas baleadas, apuñaladas y traumatizadas de distintos sectores del Gran Santo Domingo, Baní, Boca Chica, Hato Mayor y otras provincias.
Tiros bien dirigidos

Pero la Policía no se fue en limpio, en Navidad, la mañana de este viernes llevó por lo menos dos jóvenes con heridas de balas bien dirigidas para que no vuelvan a caminar. Uno tenía un tiro en la espalda y otro en el tobillo izquierdo que lo dejarán sentado por buen tiempo.

Esta vez, los agentes se cuidaron de usar el subterfugio de los famosos “intercambios de disparos”. Unos alegaron que fueron atacados con un machete, y otros, prefirieron guardar silencio.

Ramón Ledesma Moreno (El Pelú), llegó en un camión de la Policía, tirado en la parte trasera con un tiro que casi le rompe la columna vertebral. Fue baleado en Los Tres Brazos por una patrulla de la Policía.

Un pariente que pidió reserva de su nombre, dijo que hace una semana la policía apresó a El Pelú y lo liberaron después de pagar 800 pesos a Policías del destacamento Felicidad, de Los Mina. Sin embargo, El Pelú no se llevó de consejo y salió a celebrar la Nochebuena.
Los agentes lo encontraron en un colmado a las 3;00 de la madrugadas, y, aunque se escondió en un baño, de allí lo sacaron y le dieron dos tiros, en la pierna y en la espalda.

En la sala de emergencia del Darío Contreras lloraba del dolor mientras los médicos hacían el protocolo para extraerle la bala alojada en su espalda.

Mientras a Domingo de la Cruz, una patrulla de la Policía le dio un tiro que le atravesó el tobillo izquierdo. Tanto Domingo como los Policías que lo balearon hablaron mentiras. El primero dijo que lo balearon unos atracadores, los segundos que este le fue encima a uno de los agentes con un machete por lo que su compañero le dio un tiro.
No le creo a ninguno.

El incidente ocurrió en la calle Primera del sector Valiente.

Amet parte Policía

Pérez Volquez, quien se identificó como agente de la Policía, llegó sangrando profundamente de la cabeza y tomado de las manos de dos agentes de la Autoridad Metropolitana del Transporte (Amet).

Cuando entraba a la sala de emergencia pidió que le hicieran una foto para que vean como lo dejaron los agentes de la Amet.

Luego me contaron que Pérez Volquez viajaba en una motocicleta acompañado de otras tres personas y al ser detenido por los agentes reguladores del tránsito, alegadamente le fue encima a unos de los Policía Metropolitanos, quienes se unieron y le abrieron la cabeza.
Otros heridos

Raúl Montero, llegó traumatizados de Los Alcarrizos al chocar la motocicleta en que viajaba.
Danny Medrano, de 22 años resultó herido en un accidente en Las Americes.

Apolinar Matos, de 69 años, un empleado del ayuntamiento de Hato Mayor fue traído con severos golpes en la cabeza.

Yancarlos Pérez fue herido a machetazos en la cabeza, durante una riña en la calle 8 de Andrés Boca Chica. Algunos de sus compañeros también tenían heridas en los brazos.

A Jochy, un joven del Barrio Landia, de Los Alcarrizos lo atacó otro joven con un machete cuando se dirigía a su casa en la madrugada. Tenía 6 heridas en la cabeza y la cara, contaron sus hermanas que esperaban el veredicto de los médicos.

Mientras el viajero José Cueras Pérez casi le cercena la mano izquierda de un machetazo durante un pleito próximo a un colmadon en las primeras horas de la mañana de este viernes.

En tanto, Luis Geraldo Santana de Villa Duarte fue traído con una puñalada en un brazo que se la dio su mejor amigo, a quien identificaron como Félix Henríquez.

Pero en aquel pandemonios de borrachos, drogados y heridos de balas, puñaladas y accidentados, llamó la atención una pareja de monjas que se movía de un lado a otro.

Era que Sor Faustina, de 79 años se rompió un brazo, no en medio de una discoteca o colmadon, ella se dirigía a encontrarse con el Señor en la Iglesia Santa Luisa de Marrilla, en Los Tres Brazos, cuando resbaló y se calló. Era acompañada por Sor María Antonia.

La sala de emergencia del Hospital Doctor Darío Contreras trabajaba a toda capacidad bajo la dirección del subdirector del centro Manuel Cuello y la supervisión del Quezada, el director que entraba y salía.

Mientras en su interior prevalecía la limpieza y algo desordenada por la cantidad de personas que entraba acompañando a las víctimas de accidentes o riñas.

Sobresale la labor de los jóvenes de la Escuela de Emergencias que funciona en el centro asistencial quienes con todo el cuidado movilizaban a las víctimas que llegaban tirados como quiera en vehículos particulares.

Mientras en la parte frontal, se observaban a parientes de los heridos con los zapatos y tenis en las manos de los desgraciados de motocicletas, que por varios meses no volverán a calzarlos.
Al Darío Contreras, en estos días, llegan mansos y cimarrones.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario


_______________________________________
| Comente su opinión sobre el contenido mostrado |
NECESITA UNA CUENTA DE GOOGLE PARA COMENTAR
(sea respetuos@)