Deuda por venta del Desayuno Escolar provocó asesinato de niño de 13 años

Vida
0
En ambas fotos figura el menor asesinado.
Nota de Cortesia

Por Ángel Rafael Feliz
HAINA, San Cristóbal.- Un niño de 13 años mató a otro de su misma edad en la Escuela “Espacio para Crecer” del empobrecido barrio de Balsequillo, de este municipio, alegadamente por una deuda por la venta de raciones del desayuno escolar. Los chicos no discutieron, contó la atribulada maestra, que auxilió a la víctima con un tijerazo que le provocó la muerte camino al hospital.

Marcos Antonio Rosario, es definido como un niño “tranquilo” que soñaba con ser ingeniero, dijo su hermana Chery Rosario entre llanto.

El homicida, cuyo nombre no se revela por razones legales, fue entregado por su padre, el empleado privado Santiago de la Rosa González, a la Policía Nacional.
Posteriormente fue trasladado a la cárcel pública de Najayo y este sábado sería llevado ante un juez de San Cristóbal.

De la Rosa González, expresó ser amigo de la familia y “me siento muy apenado con lo sucedido, voy a ir donde la madre del niño para saber en qué puedo colaborar con ellos”.

La tragedia se produjo pasada la nueve de la mañana, en la Escuela “Espacio para Crecer”, en un empobrecido barrio dónde dominicanos y dominicanos comparten lo único que tienen en común, la miseria.

Laisa Eugenia Cuello Abreu, la maestra de los adolescentes, no entiende que sucedió entre los menores y agrega, “no discutieron”.

Señaló que Marcos Antonio Rosario le había pasado un cartón por el rostro a su victimario, pero no notó ninguna reacción del otro adolescente.

Contó que posteriormente, los menores salieron al patio y allí fue que se produjo la tragedia.
Dice que al percatarse del incidente corrió al patio, pero allí encontró a Marcos herido, pensando que se trataba de una herida leve, pero se percató que no era así, y abordó el primer motoconcho que apareció para llevarlo al hospital de Balsequillo donde le dieron los primeros auxilios, refiriéndolo de inmediato al hospital Infantil Dr. Robert R. Cabral, donde perdió la vida.

Versiones recogidas en la comunidad, y confirmada por su hermana, Cheri del Rosario Rus, señalan que el agresor le vendía por diez pesos la leche del desayuno escolar y los viernes el occiso le tenía que pagar todo el dinero junto. Al parecer el muerto no tenía el dinero, lo que provocó la agresión.

Estas versiones no fueron confirmadas por la educadora, ya que el Desayuno Escolar es suministrada por la dirección de la escuela básica Club Unión Juvenil, es distribuida a los estudiantes antes de irse a sus casas a las 11:00 am.

La educadora no puede confirmar lo que dice la gente, ni le da mucho crédito.
Josefina Rus Perdomo, la adolorida madre definió a su hijo como un niño tranquilo, que no sabía que el otro tenía una tijera para propinarle las heridas; “él no sabía que sería agredido, si él lo sabe se defiende”, apuntó.

Así expresan sus amiguitos, jugábamos pelota en un terreno cerca de la casa, que se portaba bien y que no daba problemas.

“No sé cómo expresarlo, estoy sorprendida, éste es un espacio para crecer y mira lo que pasa, son niños de escasos recursos, desertores de otras escuelas, niños que no le gusta estudiar, que trabajan y que tienen un comportamiento difícil, los dos adolescentes eran estudiantes que habían abandonado sus escuelas” señala la docente.

Con lagrimas en los ojos, se expresa con pesar de lo ocurrido “creo que esto servirá para que los padres le den apoyo a sus hijos, no vienen a las reuniones que se programan, solo dicen que sus hijos son malos, que supervisen lo que traen a la escuela desde sus casas, que le pongan mayor atención a los niños”

El cadáver de adolescentes era velado en una humilde vivienda de la empobrecida barriada, pero sus familiares no todavía no tenían previsto la hora del sepelio, ni el cementerio donde descansará para siempre.

Entrada la noche, todavía no había llegado a la casa el padre del adolescente muerto, su madre contó que el hombre trabaja en una finca en la provincia de La Vega, pero todavía no sabe que lo espera su hijo muerto en la sala de su casa.

Publicar un comentario

0Comentarios

Publicar un comentario (0)