Encuentra mas

27/01/2012

Movilización popular impide lectura de sentencia contra periodista Salazar

Por Genris García/Vigilanteinformativo.com
salazarpalaciojusticiabanderaNAGUA, María Trinidad Sánchez.- El suspenso estaba en el aire desde que despertó el sol en el horizonte. Todos esperaban la lectura de la sentencia condenatoria del periodista Johnny Alberto Salazar, quien según un tribunal local, debe cumplir una codena de seis meses de prisión y pagar un millón de pesos de indemnización.
En los alrededores del Palacio de Justicia, cientos llegaron desde principio de la tarde para escuchar el veredicto de la jueza Salma Bonilla, de la Cámara Penal del Distrito Judicial de María Trinidad Sánchez.
Al parecer la magistrada Bonilla olvidó que estableció la lectura de la sentencia el Día del Natalicio del Patricio Juan Pablo Duarte. El que no lo olvidó fue Johnny Alberto Salazar, quien se hizo acompañar de la bandera nacional.salazar-jueza-salma
En el aquel escenario habló de Duarte y también recordó a su antiguo camarada, Narciso González (Narcisazo), desaparecido el 26 de mayo de 1994, con quien compartió los batallares de la revista La Muralla. En su cabeza cana está muy presente aquel artículo del animador cultura "Diez verdades que demuestran que Balaguer es lo más perverso de América Latina".
Salazar además de dirigir Vida FM y el portal vidadominicana.com, es concejal del cabildo local y sus ingresos son distribuidos entre personas necesitadas, especialmente envejecientes y enfermos.salazar-movilizacion-popular
Algunos consideran que ese artículo, junto al discurso pronunciado en la UASD 10 días después de las elecciones de ese año, en el que llamó a la desobediencia civil, lo llevaron por los senderos de la desaparición.
Uno de los primeros en llegar a la plaza fue Justo Paredes, un hombre al que se le metió una bala en la médula espinal que desde hace 11 años lo obligó a andar en silla de ruedas. "Me siento ser amigo de Johnny y por eso estoy aquí".
El padre Rogelio llegó a las inmediaciones del Palacio de Justicia cerca de las 2:15 de la tarde, y tomó asiento en un muro casi al ras del suelo del parque que recuerda a Tatico Henríquez, el mejor merenguero que ha parido esta tierra.salazar-cierran-puerta
Por el lateral derecho se vio llegar al ex general de la Policía Juan Tomás Taveras y al cantautor Geordano Morel. Ellos vinieron con monedas y cantos por la libertad.
A las 2:45, varios policías se desmontaron de una camioneta blanca, con escopetas y lanzabombas.
Las monedas de a peso estaban regadas a los pies del monumento de María Trinidad Sánchez, con su bandera nacional. Niños, jóvenes, adultos y algunos no tan adultos dejaban caer sus monedas para el millón.
El primero en abrir el espectáculo fue Luis Karaoke, "con tú eres mi hermano del alma, realmente mi amigo"... luego interpretó "Un millón de Amigos", de Roberto Carlos. Siguió Lito Raposo, otro talento local con "hay amigos".salazar-un-peso-mas
Geordano tomó el micrófono a las 3:25 con el tema "Vida FM a mí nadie me la quita..." y que habla de la solidaridad.
Allá en el tribunal, la abogada Carmen Lavandier discutía con varios periodistas como si estuviera en estrado y al ver el flas reaccionó "no me haga fotooosss, si no me he arreglado el pintalabios.
Teonilda Gómez, periodista de mil batallas y ahora abogada de oficio, hacía alarde de sus sabidurías jurídicas en su condición de defensora de Pedro Baldera, quien demandó a un colega de la prensa por alegada "difamación" e "injuria". Teonilda discutía con la misma pasión de siempre y mostraba un manual de la Federación Internacional de Periodistas (FIP).teonilda-gomez
Antes de entrar al tribunal, Aurelio Henríquez se dirigió a la concurrencia y advirtió que el Colegio Dominicano de Periodistas no permitiría ningún atentado a la libertad de prensa.
También habló de la responsabilidad de los periodistas en su trabajo.
María Elena Salazar, presidenta del CDP en San Francisco de Macorís, acompañada de Hanty Almánzar y Katis Encarnación. De la ciudad del Jaya también vino José Manuel Acosta, presidente de la Asociación de Locutores de la Provincia Duarte.ramon-leonardo-salazar
"Como Asociación de Locutores siempre estaremos al lado de las mejores causas, por lo que repudiamos esta violación a un derecho tan fundamental, porque como dijo José Martí "la libertad es el derecho que tiene las personas de actuar libremente, pensar y hablar sin hipocresía" y no podemos permitir que se nos quiera coartar", dijo el líder de los abogados francomacorisanos.
Muchos vinieron a respaldar a Salazar a escuchar su condena. También a participar en un concierto "Por la Paz", encabezado por Ramón Leonardo, quien vino desde Santiago y Geordano Morel, quien viajó desde la capital. También algunos talentos locales subieron a la improvisada tarima para interpretar canciones de solidaridad.aurelio-henriquez-salazar
El cantautor Ramón Leonardo interpretaba algunas canciones que lo llevaron a la cima de la popularidad en los 12 años del dictador ilustrado Joaquín Balaguer; la jueza Bonilla levantaba la audiencia pasada las 4:00 y anunciaba que la misma sería entregada por secretaria a las partes.
La sala de la Primera Cámara Penal estaba repleta de personas y periodistas de medios locales y nacionales.
En el extremo derecho había abogados y alguaciles exhibiendo carteles de respaldo a la jueza Bonilla. Esto es poco usual en un tribunal.maria-elena-salazar
A los parciales de Salazar, lo retuvieron soldados del Ejército en la puerta. "Solo pueden entrar 15", dijo con voz enérgica el coronel Cruz, jefe de la Plaza militar.
"Vamos todos para dentro", respondió el padre Rogelio Cruz desde el exterior. La gente empujaba. Los guardias levantaban sus fusiles.
"Pasen los periodistas, entre, entren", decía los soldados. En la sala no se repitió la historia del juicio de fondo del miércoles 18. La jueza no se atrevió a poner límites a la prensa, como hizo la semana pasada.
Los carteles alusivos a Salazar se quedaron en manos de niños y envejecientes en el parque. A ellos no se les permitió entrar.geordano-con-salazar
La seguridad fue redoblada con soldados del Ejército, ya que se esperaba lo peor y los policías de la dotación local serían insuficientes si aquellos hombres y mujeres salidos de las entrañas de los barrios decían revelarse.
Fusiles de asaltos estaban a manos. Los policías tenían escopetas con balines y bombas lacrimógenas.
Los vecinos llegaban con monedas, billetes y cartelones. "Somos gente de Paz", decía un cartel pintado a manos en una cartulina que levantaban niños uniformados de peloteros rescatados por el Movimiento Se Puede, de Salazar y el Padre Rogelio en los barrios marginados.
La adrenalina estaba en su máxima expresión. La jueza ocupó su asiento, miró a ambos lados de la sala. Faltaba el condenado. Su abogado Starlin Castillo, iba y venía a la puerta de entrada del edifico buscando al impetrante.
Pero Salazar estaba franqueado por el padre Rogelio, Ramón Leonardo y su madre Ana Rosa. La gente seguía aplaudiéndolo y coreando consignas a favor de la libertad de prensa.
Solo permitieron la entrada de 15 partidarios de Salazar. Pedro Baldera y comparte se hizo representar por sus abogados. Declaró en una estación de radio que temía por su seguridad y la de su familia.
A la sala de audiencia no llegaron los seguidores de Baldera del Miuca, ni del Frente Ampio, tampoco Manuel Salazar, secretario general del Partido Comunista del Trabajo (PCT) quien en la víspera se destapó con un documento de defensa en los medios de comunicación. Tampoco vino Manuel Maria Mercedes Medina, presidente de la Comision Nacional de los Derechos Humanos.
La jueza Bonilla volvió a mirar a su entorno, el ambiente estaba cargado de cámaras y grabadoras, las mismas que ella prohibió en la audiencia de fondo. Luego de unos minutos levantó la audiencia y anunció que la sentencia sería entregada por secretaria a las partes este viernes.
De inmediato, la magistrada se escurrió en las oficinas del tribunal. Luego pidió protección policial y se marchó por la puerta trasera.
Fuera del edificio judicial se escuchaba la potente voz del padre Rogelio llamando a seguir la lucha.
Cuando todos salieron de la mole de concreto de la justicia de Nagua, Salazar todavía no conocía que había pasado dentro de la sala y agradecía la solidaridad recibida.
Rogelio llamó a sus seguidores a marchar hasta la emisora. Todos los siguieron detrás de la Bandera Nacional que Salazar tuvo en su antebrazo derecho durante el acto.
Recorrieron las calles Emilio Conde, giraron a la izquierda en la Francisco Yapor, siguieron a la izquierda por la Amalio Alonzo, más a la izquierda por La Altagracia y tomaron la Narciso Minaya, volvieron a la izquierda por la Julio Lample, entraron a la Luis Alcequiez, hasta la Manolo Tavarez Justo, dónde está Vida FM.
Allí Salazar sacó a la calles los micrófonos de la "Estación del Pueblo", habló a su gente y volvió ratificar su compromiso con los más necesitados, contra los delincuentes y el narcotráfico.
Cuando bajaron las pasiones, el presidente del Colegio Dominicano de Periodista, Aurelio Henríquez y otros compañeros hicieron un aparte y se fueron a buscar un bajadero al tranque entre el abogado que dice ser defensor de los derechos humanos y el periodista que reúne peso a peso un millón.
Los periodistas de la capital retornaron a sus hogares, abrazando la esperanza de que el caso se resuelva antes de que el periodista Johnny Alberto Salazar sea encerrado y con él cientos de hombres y mujeres, encabezado por el padre Rogelio Cruz se encierren voluntariamente por considerar que se puede ser libre y luchar por la libertad, aunque tengan que ir a la cárcel.salazar-frente-a-la-emisora
Johnny Alberto Salazar se despidió de sus amigos y seguidores recordando que el patricio Juan Pablo Duarte advirtió "mientras no se escarmiente a los traidores los buenos dominicanos serán víctimas de sus maquinaciones".

No hay comentarios.:

Publicar un comentario


_______________________________________
| Comente su opinión sobre el contenido mostrado |
NECESITA UNA CUENTA DE GOOGLE PARA COMENTAR
(sea respetuos@)