Encuentra mas

anuncio

01/11/2010

Vendiendo arroz con dulce ya tenemos 1,705 pesos para celebrar Navidad con niños pobres



































































































































































































































































































































Johnny Alberto Salazar

NAGUA.-Como les dije, el pasado fin de semana me convertiría en vendedor de arroz con dulce, con el fin de ayudar a recaudar fondos para que el 18 de diciembre les cambiemos la cara a niños y niñas del empobrecido sector de Río Mar, ubicado a la orilla del Río Nagua.

Allí estuve desde las dos de la tarde.

Cuando llegué a la casa de El Mello, con mis pequeños Joina, Johnny y Jordy, ya estaban echando el arroz en los vasos plásticos a fin de que quedaran listos para la venta.

Subimos a la autopista una parte, mientras que otros visitaron algunos vecinos para que le compraran arroz con dulce.

Los niños de la liga deportiva Dámaso Marte, se integraron y también algunos vecinos del sector.

Mis pequeños fueron de los primeros que compraron el producto, pero también se integraron a la venta.

Vendimos cada vaso al módico precio de 10 pesos, pero algunos compradores aportaron hasta 100 pesos y fue por eso que la suma llego a los mil 705 pesos con lo que seria suficiente, al menos para comprar el pan de la cena pautada para el 18 de diciembre.

Minutos después llego el dirigente comunitario Leocadio Fermín y posteriormente el ingeniero Nápoles Jiminian, Belisario Martinez, Euclides Bello, y otros componentes de su equipo político.

Durante el día hubo mucha lluvia, pero sin embargo eso no impidió que todos y todas compraron y vendieron arroz con dulce.

En cuestión de poco más de una hora, ya no quedaba ni siquiera el olor. Muchos se quedaron con las ganas de saborear el producto que a decir verdad estaba de lo más sabroso.

Algunos vecinos que se comprometieron no asistieron, tampoco lo hicieron algunos amigos quienes hasta con apariencia de estar sonrojados dijeron que estarían en el lugar comprando, vendiendo, con un disco Light para alegrar el ambiente y en fin para ayudar al trabajo de rescatar a estos pequeños quienes tienen todo el deseo de ser hombres y mujeres de bien en el presente y en el futuro.

En Río Mar, gozamos mucho y recordamos aquellos tiempos de cuando éramos chiquititos, pero sobre todo estamos concientes de que logramos comenzar a cambiar la cara a estos pequeños comprometiéndolos a ser parte de generación de ingresos sin tener que pedirle a nadie.

Mientras vendíamos arroz con dulce para la recaudación de fondos en el Cuartel de la Policía de Nagua, aun continúan investigando quien o quienes cargaron con cientos de fundas de comida de las que reparte el gobierno a través del Plan Social y de la Gobernación.

Y aun más, en distintos círculos se preguntaban como es posible que se repartan fundas de comida a gente vinculada a fechorías, que la toman para venderlas y comprar ron y hasta las cambian por drogas narcóticas.

Pero no importa las cosas negativas, el caso es que al final hemos encontrado el camino para al menos el 18 de diciembre hacer feliz a los niños y niñas del sector de Río Mar, en donde también, como dice la canción se dan las flores de alma limpia y pura.


PARA VER NOTA RELACIONADA HACER CLICK AQUI:


No hay comentarios.:

Publicar un comentario


_______________________________________
| Comente su opinión sobre el contenido mostrado |
NECESITA UNA CUENTA DE GOOGLE PARA COMENTAR
(sea respetuos@)

anuncio