Encuentra mas

anuncio

15/10/2009

Crece descontento dentro PN por comportamiento Guzmán Fermín

El Cirujano arrastra con su suerte al mismísimo presidente Leonel Fernández , que hasta ahora se ha hecho de la vista gorda en esta horrenda historia

Por Robert Vargas/ Mi punto de vista
Fuente: Ciudadoriental.com

Santo Domingo Este.- Ayer conversabamos con algunos de esos policías honestos de a pie, oficiales que tienen en la PN decenas de años y solo poseen en su haber la dignidad, nada más.

Son tan pobres como cuando ingresaron a la institución.

También conversabamos con otros policías jóvenes y honestos. Las conversaciones fueron por separado y sin ninguna preparación previa.

En todos hay un creciente sentimiento de malestar y repugnacncia hacia su Jefe, el mayor general Rafael Guillermo Guzmán Fermín.

-"Estoy loco que me salga la pensión para irme de esto (de la PN). Me da verguenza que por donde yo paso uniformado la gente me vea como si yo fuera un asesino", dijo aquel oficial angustiado por el profundo desprestigio y fama de maquinaria sanguinaria y criminal que rápidamente recobra la Policía.

La situación se produce en momentos en que el propio Jefe Policial, con su carita de santo, y sus poses de ser un hombre de Dios que se coloca de rodillas a rezar, mintió en forma descarada al país al decirle que "en este momento hay un enfrentamiento con los secuestradores".

Las fotos que muestran a uno de los supuesto secuestradores sano, salvo, sin ningún rasguño y dentro de un vehículo policial se ocupan de decirle directamente que: Usted miente.

Peor aún, los cadáveres de los dos presuntos secuestradores tienen cada uno un disparo entre ceja y ceja, además de que los cuerpos mostraban señales de severas torturas.

Ningún policía honesto, que no ha sido un torturador ni asesino, quiere ver que su nombre ni la institución en la que trabajan se vea metida en el atolladero en el que está sumergida.

Durante muchos años, Guzmán Fermín ha llevado sobre su persona el mote de "El Cirujano", que le surgió por allá cuando era jefe de policía en el noreste del país por sus métodos nada ortodoxos para combatir el crimen.

Quienes le atribuyen ser un "Cirujano", le imputaban admitir que militantes de oposición, dirigentes populares, y sospechosos de ser delincuentes fueran heridos en las piernas para convertirlos en minusválidos.

Con esa fama llegó a la jefatura policial del país en momentos en que el país estaba alarmado por la creciente delincuencia.

Y ahora, da la sensación, que de que la misma policía, en algunos de sus estamentos, tiende a ser una de esas pandillas de asesinos, criminales despiadados que se creen con derecho a aplicar la pena de muerte.

El presidente Leonel Fernández ha permitido que esta conducta policial se profundice y ha preferido guardar silencio.

Sin embargo, debe saber que los logros en materia de seguridad ciudadana le corresponden. Y los fracasos también.

Por tanto, si el presidente permite que la policía siga por el derrotero que va, en poco tiempo podríamos estar escuchando la consigna aquella de los tiempos del tirano ilustrado: "¡Joaquín Balaguer, asesino en el poder!".

Solo que ahora no sería "Joaquín Balaguer", sino...

Como aquellos policías de que les comentamos al principio, así mismo son millones los dominicanos que están convencidos de que se ha mentido de manera brutal en relación a la "solución" al caso del supuesto secuestro del presunto secuestrado de Nagua.

El asunto es peor, al tarscender la versión de que habría sido el mismo jefe de Policía, en persona, quien supuestamente tomó un bate de aluminio en las manos y lo estrelló contra la cabeza de uno de los sospechosos, matandolo.

La versión, según los denunciantes, ha sido dada por oficiales que vieron cometer el crimen y que estarían conmocionado por lo ocurrido y no quieren verse implicados en un crimen tan horrendo.
Un abogado ha dicho que el cadáver de esta última víctima, habría sido sepultado en un lugar de Villa Mella y quiere que se lo entreguen a sus familiares. La Policía niega todo esto, pero tiene los ojos del país sobre su jefe, al que nadie considera ser un hombre de Dios.

Lo mejor que haría la policía, para limpiar su imagen, es mostrar a esta persona viva y sana, tal como la apresaron.

Sin embargo, los indicios sugieren que este caso podría tomar el camino del que llevaron a Narcisazo, de quien nadie sabe aún donde está su cadáver, aunque todo el mundo dice que lo mataron en El Mercadito de la base militar de San Isidro.

Guzmán Fermín es una persona que ya aterroriza al país, son muchos los que tienen la percepción de que es un brutal asesino que cuenta con la protección del presidente Leonel Fernández .

Solo que, de ser cierto, deberían tomar en cuenta, los dos, que el país entero no se dejará amedrentar por una banda criminal, aunque esté incrustada en la Policía Nacional.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario


_______________________________________
| Comente su opinión sobre el contenido mostrado |
NECESITA UNA CUENTA DE GOOGLE PARA COMENTAR
(sea respetuos@)

anuncio